SUSCRÍBETE
RECIBE CONSEJOS
SOBRE EL CUIDADO DE TUS NIÑOS

Piel

La piel del niño es más delgada y frágil que la del adulto. Es más permeable por lo que absorbe con mayor facilidad sustancias que estén en contacto con ella. A todo ello cabe añadir que los niños son más sensibles a cualquier agresión en su dermis como eccemas, dermatitis atópica, aftas de varicela, picaduras de insectos, etc.

Como, por otro lado, la capacidad de regeneración de la piel niño es superior a la del adulto, podemos ayudar con productos naturales como los de NEO PEQUES para ayudar en este proceso de recuperación.