Mi hijo no duerme bien ¿qué hago?

Mi hijo no duerme bien ¿qué hago?

Los trastornos del sueño son muy frecuentes en la infancia, sobre todo entre los 2 y los 5 años, y suelen deberse a situaciones de excitación, miedos y malos hábitos a la hora de acostar al niño. Todo ello puede causar que tu hijo se niegue a irse a la cama cuando debe, le cueste más conciliar el sueño o tenga pesadillas.

Causas y posibles soluciones

· No quiere ir a la cama: Esta oposición se debe a que tu hijo está en un periodo caracterizado por el “no”: los niños se niegan a hacer cualquier cosa que les piden los adultos, ya que creen que así reafirman su personalidad. Su negativa a irse a la cama también se debe a que le cuesta cambiar de actividad, y más aún si ello supone pasar del movimiento al reposo y de la compañía a la soledad. ¿Qué hacer? Sigue a diario el mismo ritual antes de acostarle y avísale un cuarto de hora antes de que llega la hora de dormir.

· Sufre insomnio. Tal vez esté excitado por algo, o le cueste mucho asumir los cambios, o su hora de acostarse sea poco regular y varíe cada día. ¿Qué hacer? Procura llevarle a la cama entre las ocho y media y las nueve de la noche, que es cuando el cerebro está más predispuesto a dormir; dale de cenar temprano, a base de alimentos muy digestivos; evita que realice actividades muy movidas y que vea la tele antes de llevarle a la cama y, salvo en las fechas señaladas, establece una rutina fija de sueño y practícala siempre.

· Tiene pesadillas. Seguramente se deban a que el niño está viviendo tantos acontecimientos a lo largo del día, que necesita la noche para procesarlos. ¿Qué hacer? Para prevenirlas, procura que durante el día tenga momentos de serenidad y reposo y antes de que se acueste anímale a que te cuente, a su modo, lo que ha hecho durante el día, por si hay algo que le ha impresionado y necesita que tú se lo expliques. Si pese a tomar estas medidas, tu hijo se despierta a media noche por culpa de un mal sueño, ve a su cuarto y abrázale.

Intenta evitar

  • No dejes encendida la luz de su cuarto (si tiene miedo, deja la luz del pasillo). A oscuras descansará mucho mejor.
  • No te quedes con él hasta que se duerma del todo. Así aprenderá a conciliar el sueño a solas y si se despierta por la noche, podrá volver a dormirse sin reclamarte.
  • No le dejes llorar más de dos minutos sin ir a verle. Cuanto más ansioso se ponga, más le costará dormirse.
  • No le metas en tu cama.
  • No le dejes sin siesta con la idea de que caiga rendido por la noche. El cansancio excesivo dificulta el sueño.
  • Existen soluciones naturales como NEO PEQUES FELICES SUEÑOS que pueden ayudarle. En este caso, este jarabe es 100% natural a base de L-Triptófano y extractos de plantas de acción inductora del sueño, junto a Magnesio y Vitamina B6, tradicionalmente utilizados para reducir la agitación nerviosa y favorecer un descanso reparador.
¿Quieres compartir?
Share on Facebook14Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja tu comentario

Nombre

E-mail

Comentario



En este sitio web usamos cookies para personalizar tu experiencia. Ver más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar