Los mocos en niños: cómo controlarlos

Los mocos en niños: cómo controlarlos

Todos los niños tienen mocos y es normal que los tengan, pero suelen suponer un problema que agobia a los padres cuando impiden al niño comer o dormir bien. Sin embargo, es importante recordar que de por sí no son malos, ya que son un mecanismo de defensa y que, como tal, nunca se deben tratar de hacer desaparecer, sino manejar adecuadamente ayudando al niño a que los elimine más fácilmente (cosa que sí es posible conseguir).

El tratamiento de los mocos es una de las piedras angulares en el manejo de los niños menores de dos años, ya que generalmente no saben expulsarlos bien. En la mayoría de los casos la tos es poco efectiva, ya que sus diafragmas y músculos intercostales no tienen tanta fuerza como un adulto o un niño mayor. Y cuando tosen y los movilizan, en la mayor parte de los casos los degluten, por lo que pueden terminar generando incluso diarreas y vómitos.

Lo fundamental es que el niño beba líquidos, ya que la hidratación ayuda a que el moco sea más fluido.

La mejor forma de prevenir su aparición es «enseñando» al lactante o al niño a toser de forma eficaz. Es una tarea ardua y complicada, y que generalmente suele beneficiarse de medidas como fisioterapia respiratoria, humedad ambiental y lavados nasales.

En los niños menores de dos años es muy útil la realización de fisioterapia respiratoria suave y lavados con suero o preparados comerciales de agua de mar. A los niños mayores de tres años se les puede enseñar a toser y a escupir los mocos, jugando a «manchar pañuelos» e incluso ofreciendo pequeñas recompensas cuando lo consiguen. Los niños mayores de cuatro o cinco años sí deben toser con fuerza, eliminando moco del pecho e incluso sonarse en el pañuelo. En todos los casos son útiles la humedad ambiental (como el uso de humidificadores o los paseos a la orilla del mar), los lavados nasales con suero salino o preparados comerciales de agua de mar, y por supuesto beber abundantes líquidos. Todas estas medidas no eliminan los mocos, pero sí contribuyen sobremanera a su eliminación mucho más fácilmente.

Por otro lado, existen numerosos jarabes mucolíticos en el mercado, que contribuyen a hacer el moco más fluido, y de hecho la mayoría se pueden comprar sin receta. En nuestro caso recomendamos NEO PEQUES MOCOSYTOS que destaca por ser totalmente natural y que actúa tanto en caso de mocos como de tos. De hecho, este jarabe contiene pino, malva, vitamina C, entre otros ingredientes, que ayudan a que sea un producto altamente eficaz y de calidad.

De hecho, en este caso el Hospital de Nens de Barcelona realizó un estudio con 51 niños y los resultados mostraron que NEO PEQUES MOCOSYTOS es un producto muy bien aceptado y tolerado tanto por los pacientes con cuadro respiratorio de vías aéreas superiores como por sus padres.

¿Quieres compartir?
Share on Facebook18Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja tu comentario

Nombre

E-mail

Comentario



En este sitio web usamos cookies para personalizar tu experiencia. Ver más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar